Elena Toledano

Turismo en Lanzarote “low cost”

Existen muchos tipos de turismo en Lanzarote, y todos tienen su encanto.Desde el momento en el que se pone un pie en esa tierra, un extraño magnetismo se apodera del visitante. La aridez de su paisaje, sus amaneceres, las playas de arena negra, sus agrestes acantilados y los volcanes que salpican la orografía de esta perla del Atlántico hacen de Lanzarote un paisaje único en el mundo.

Visitar la isla hoy en día es un privilegio al alcance de muchos, ya que no es una isla cara y se puede disfrutar de una tierra que es Reserva de la Biosfera y que posee muchas particularidades, por eso os propongo unas rutas “low-cost”. Algunas de las opciones de pago, pero ineludibles, son la visitas al Parque Nacional de Timanfaya, los Jameos del Agua, la Cueva de los Verdes o la Fundación César Manrique, un lugar donde el visitante puede adentrarse en la vida de este artista, responsable de que la isla sea tal y como la conocemos hoy en día.

Afortunadamente, disfrutar de los sentidos es gratis y por eso, detallaré algunos lugares que es posible visitar en Lanzarote gastando muy poco dinero (básicamente el alquiler del coche). En el norte de la isla, puedes pasear por las calles de la bella Haría y por los pueblecitos de Punta Mujeres y Arrieta, lugares excelentes para comer pescado fresco. Otra opción es contemplar el archipiélago Chinijo desde los alrededores del Mirador del Río, la vista es excepcional y te ahorrarás el precio de la entrada, un dinero que puedes emplear en coger el barco y descubrir la isla de la Graciosa, un paraíso de la tranquilidad.

llegada a La Graciosa (Lanzarote)

Si lo que deseas es un paseo por esta naturaleza agreste y de enigmática belleza, no pierdas la oportunidad de hacer una ruta por el Volcán de la Corona, sobre todo si ha llovido recientemente en la isla. Su malpaís salpicado de motas de incipiente vegetación es uno de mis paisajes preferidos.

La señorial Villa de Teguise

En el centro de la isla, Teguise es una visita obligada. Se trata de una Villa de bellos rincones y de una extrema pulcritud que mantiene su señorío intacto y en la que se puede apreciar la arquitectura canaria en todo su esplendor, por no hablar de las maravillosas vistas desde el Castillo de Guanapay, que desde lo alto del volcán, recuerda que la Villa fue capital de la isla siglos atrás. Junto a Teguise se encuentra el pueblo de Nazaret, donde se puede visitar Lagomar, antigua propiedad de Omar Sharif. La entrada a los exteriores es gratuita y merece la pena visitar esta casa diseñada por César Manrique y construida ganándole terreno a un volcán, y que según cuenta la leyenda, perdió el actor durante una partida de cartas.

En el municipio de Teguise se encuentra otro de mis lugares favoritos: Famara. Bajo el impresionante risco que lleva el mismo nombre se encuentra la playa de Famara, tan bonita como peligrosa, con su permanente bandera roja que recuerda que no hay que confiarse demasiado.

Rumbo al sur de la Isla

Si seguimos avanzando por el recorrido que quiero proponeros no puedo olvidarme de La Geria, un paisaje lunar donde las viñas se cultivan en el rofe negro para  capturar algo de humedad en este clima tan árido, y se protegen del viento con muros de piedra semicirculares dando lugar a un paisaje único y a un vino blanco malvasía exquisito. Al oeste de La Geria encontramos el Parque Nacional de Timanfaya y las Montañas del Fuego, digno de ver y quizá lo más emblemático de Lanzarote. Atravesar el parque por la carretera es gratuito, y recomiendo hacerlo tanto de día como al anochecer, porque la escasez de luz le da un aire sobrecogedor.

Cerca del parque hay otros dos puntos de interés: los Hervideros y El Golfo. Los Hervideros son unos acantilados donde se aprecia toda la fuerza y furia del mar, mientras que El Golfo es un pequeño pueblo marinero en el que recomiendo comer, que tiene un curioso monumento natural llamado El Charco de los Clicos o Charco Verde, que es posible ver a cualquier hora del día, pero que tiene un encanto especial al atardecer por el impresionante el efecto de la luz del sol sobre el cráter del volcán.

El charco de los Clicos (Lanzarote)

Éstas son sólo algunas recomendaciones, a las que hay que añadir las playas de Papagayo, de agua cristalina y arena fina al más puro estilo caribeño, las vistas desde Femés, o las Salinas de Janubio. Hay muchos rincones que me dejo en el tintero y es que isla da para mucho. Al fin y al cabo elegir qué ver en Lanzarote, siempre depende de los ojos con  los que mira el visitante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy this password:

* Type or paste password here:

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>